miércoles, 10 de agosto de 2016

Sobre las relaciones del arte

---------- Mensaje reenviado ----------
De: <
artedouglassosa@gmail.com> Douglas Sosa
Fecha: 03 de julio de 2016, 21:08
Asunto: Rw: Sobre las relaciones del arte
Para: popup.art.inc@gmail.com
https://ssl.gstatic.com/ui/v1/icons/mail/images/cleardot.gif


Te voy a escribir para que lo leas en un tono muy pausado. Tuve esta extraña idea y me pareció interesante sobre dejar caer mis palabras en este texto para compartir cosas contigo. Cosas que creo que nunca hablamos, evitando redundar en lo que fue y no fue.

Creo que nunca te hable de arte ni mi visión de ella o mi proceso creativo, ni mis angustias y temores. Creo que era muy sobreentendido y el otro día pensaba que es algo que teníamos en común y que nunca nos compartimos. Debo decir que tengo dos visiones en una sola (positivo y negativo), no digo ni que sean diferentes entre ellas o que una sea una mala y otra buena solo que existen contrastes. El arte es catapultado máximo exponente de la humanidad, no puedes conocer una cultura sin conocer su arte. Y si, es probable que lo sea pero el sistema te tratará con desdén cuando eres un realizador, y lo más probable es que tú, siendo creador veas con desdén a los que no lo son.

Los artistas: La gente común mira a los artistas como desaliñadas y soñadoras criaturas. Pero todos quieren comportarse como ellos. El arquitecto, el abogado, el jugador de fútbol... mártires de un ego de artistas. No sabes cuantas personas me han tratado de influenciar en crear este personaje de artista que la verdad me causa rechazo. Así que ya no participo en salones de arte, no vendo a galerías, no me gusta dar entrevistas y no quiero hablar de arte con otros artistas. Siento que a veces no me gusta el arte y no quiero reconocerme como artista, pero en realidad es que no quiero reconocerme dentro de un sistema.

Mi visión del arte se desprende de la forma más primitiva de relacionarnos, el lenguaje. Es un tema amplio que necesitamos acotar para no alargar este texto más de la cuenta. El arte para mí es como un palimpsesto, una superficie donde el pueblo griego escribía y borraba a falta de papel cuando estudiaban. En la actualidad, dada su condición estas superficies quedaron escritas y sobre escritas hasta un punto ilegible, cuando todos esos signos se superponen. 
El final del siglo XX me parece eso, un escrito sobre escrito de hermosas criaturas expresando relaciones, y ya para el siglo XXI entramos en esa fase de ilegibilidad del texto, del signo, de los significantes y significados. No existen lenguajes formales en el arte, nadie se encierra en tendencias sino se manejan códigos, códigos de lo que está escrito debajo; y me parece muy interesante  porque debes poseer una mente muy abstracta para ver este caos de una forma hermosa. Lo que te estoy pidiendo es que imagines la mayor cantidad de imágenes al azar, de cosas buenas y cosas malas, y lo coloques como un dripping de Jackson Pollock y veas la belleza en eso sin buscarle un sentido.

Queda claro mi rechazo a ver al arte como máximo exponente de la humanidad y sus culturas. Es doloroso decirlo porque más que sentir estas palabras son necesarias para mí decirlas. Porque mi forzoso rechazo quizás sea argumento para el que viene después a encontrar la belleza en las relaciones más simples y generar un lenguaje con ellas.

La cultura se basa en las relaciones entre los individuos de una sociedad, y el arte está basado en la relación de esos individuos creadores con la sociedad en sí misma. Y al final, la economía gira en torno a las obras o productos de esas relaciones. Así que termino con la interrogante de si es tan descabellado pensar que el desarrollo no se basa tanto en la economía o en la sociedad, sino en las relaciones entre los individuos que la conforman. No sus productos, no su intercambio, no sus individuos sino esas relaciones que se definen como cultura.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario